Cristina & Alberto

Once años de amistad, apuntes, viajes y un sinfín de momentos inolvidables son los culpables de que la boda de Cristina y Alberto haya sido para mí un enlace inolvidable, no sólo por asistir en calidad de amiga y testigo, sino sobretodo, como fotógrafa. Porque captar los momentos más importantes de un día tan especial siempre es una enorme responsabilidad y supone un gran esfuerzo, pero la recompensa en enorme, y si los novios son tus amigos y han compartido tanto contigo, la sensación es indescriptible.

La complicidad entre ambos, el cariño que se profesan, los abrazos que compartieron y el amor que nos regalaron a todos los que allí estuvimos hicieron que su día fuera mágico no sólo para ellos, sino para todos los que los acompañamos.

Los nervios se dejaron ver desde primera hora, tanto en Cristina como en Alberto, pero especialmente en sus familias. La novia confió el maquillaje y peluquería en las manos de mi querida Marieta Nogueras. El vestido que llevó es de Franc Sarabia, al que acompañó con tocado de Laureana y zapatos pintados a mano por Marian. Por otro lado, Javier Sobrino fue el encargado de vestir al novio.

La ceremonia tuvo lugar en la Capilla del Museo de Sevilla; una ceremonia íntima y llena de sentimientos en la que padrinos, testigos, amigos y familiares no pudieron evitar la emoción, mucho menos Alberto al ver llegar a Cristina. Finalizada la ceremonia, pronto pondríamos rumbo a la Hacienda de Clarevot, donde Albaycin Catering se encargó de que todo saliera a la perfección. Un día mágico donde no faltaron sorpresas, emociones a flor de piel, muchísima felicidad y hasta una coreografía sorpresa por parte de los novios que nos dejó boquiabiertos a todos los invitados.

La boda de Cristina y Alberto fue el broche final perfecto a una temporada llena de alegrías. Una pareja con la que disfrutar de la profesión, y a la que estaría eternamente fotografiando (ay! cuando llegue esa barriguita…). ¡Que viva la novia! ¡Y que viva el novio!

Una vez más, esta boda no habría sido posible sin la compañía de mi amigo y fotógrafo Migue Chacón, (¡gracias, compañero!). Coincidimos con Cocatoo en vídeo. Fue un gustazo contar con un equipo tan genial.

¿Fuiste uno de los invitados de la Boda de Cristina y Alberto? Si conoces la contraseña, puedes ver la galería completa pinchando en el botón

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cris & Alberto

Cris & Alberto

Cris & Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto



Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto

Cristina y Alberto